Artistas sin marchante y huelguistas sin marchamo (22/09/2013)

Tras los acuerdos del Consell de Govern, Nuria Riera ha señalado que, sin embargo, en la Nit de l’Art, el Govern tuvo una participación “directa” ya que desde la Conselleria de Familia y Servicios Sociales se organizó una exposición que tuvo ‘mucha aceptación’ (Europa Press)” (fin de la cita).

Este es el espítiru del arte que debería mover una Nit de l’Art y que sólo este año se ha conseguido. Un espíritu combativo para provocar emociones en el espectador. Buenas emociones o simple asco; es igual. El arte provoca sensaciones y emociones, y seguro que este año se han conseguido. Un arte de escaparate, de cámara de gente bien, sólo es entretenimiento para ociosos, y los huelguistas han demostrado ser cualquier cosa menos ociosos. Tampoco los miembros del Govern lo son, es verdad. Se mueven como conejos asustados obligados a salir de sus confortables madrigueras y a provocar, aunque sea asco.

Nada que ver con anteriores convocatorias en las cualdes entraban el las galerías los que pasan 354 dias y 353 noches alejados de ella, incluida la mayoria de la clase política. Poco a poco, los de una noche al año dejaron de entrar. No porque les caducara la curiosidad, que nunca la tuvieron, sino porque el éxito de la Nit de l’Art impedía pasear entre más arte que el del achuchón. Pero quedaban los políticos, la mayoría de los cuales va un dia de galerías, cuando les esperan los fotógrafos, y otro a la ópera, cuando sale por la tele la soprano. Este jueves no pudieron y tampoco no les supo tan mal.

En la calle tomadas por el arte y de espaldas a los comisarios de artistas, el color dominante fue el verde. La creatividad la pusieron artistas sin marchante y huelguistas sin marchamo. Menos curiosos que en anteriores convocatorias y más jóvenes cada vez. Como si fuera una metáfora del arte, primero fue el glamour, la exclusividad y los canapés para ir variando hacia la muchedumbre, el verde y el botellón.

La marea verde pasará, como pasarán las obras callejeras, includido el muro del Col·legi d’Arquitectes (gracias a los dioses) y quedarán algunos artistas pujando para ser los bufones de la nueva rancia aristorcrácia frente a una sociedad que esperaba de ellos el compromiso. Estamos en este punto de la historia en que es obligado tomar partido. La calle volverá a ser de la provocación y la creatividad, y galerías y museos se fortificarán para guarecer a los señores y a sus agradecidos bufones. O, no, y ganarán los de siempre, los que en un magnánimo gesto anual nos invitan a olfatear el lujo, y a eso le llaman socialización del arte y promoción de la cultura. Algunos, al menos, recordaremos que un año, el 2013, vivimos una noche como si el arte nos perteneciera.

Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s