En el país de Caín (23/11/2013)

Estos que se llenan la boca de España, que en su nombre argumentan cualquier cosa, estos mismos son los que no consideran españoles los miles de muertos enterrados en las cunetas. Como España es su bien supremo, quienes no merecen ser sus hijos pueden permanecer en el olvido.

Por el contrario, la justicia universal considera la vida de las personas digna de ser defendida con independencia de su adscripción. Por eso, la justicia argentina urga en la historia del país de Caín para conseguir que el forzado olvido no sea amnesia futura. Por eso, la misma ONU recuerda que en las tierras de España hay españoles que esperan ser reconocidos como tales y exige que reciban un trato justo.

La historia oficial del franquismo tuvo que definir la guerra como una contienda entre españoles pero siempre dejó claro que unos lo eran más que otros. Sin este sustrato en el imaginario colectivo no se explicaría que recuperar y honrar la memoria no sólo no es una prioridad sino que para muchos es una amenaza a su exclusividad patriótica. Maldito el país que necesita jueces foráneos para conquistar la justicia. Maldito porque, sobre todo, demuestra ser un estado y no un país.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

5 respostes a En el país de Caín (23/11/2013)

  1. Ander Bilbao ha dit:

    Sr. Aguiló, váyase a la mierda con su resentimiento y su rencor. Tengo 42 años, cada uno de mis abuelos luchó en un bando diferente, y JAMÁS ninguno de ellos inculcó odio ni sectarismo a sus nietos, entre los que me encuentro. Los muertos que descansen, y en pleno siglo XXI hacer política con los muertos es simplemente repugnante. Insisto, váyase a la mierda con su revanchismo. Ah, y lávese la boca al hablar de España, porque tanto mi abuelo carlista como mi abuelo comunista lucharon por España, desde luego AMBOS con ideas equivocadas, uno fascista y el otro comunista, pero eso es fácil decirlo ahora en 2013, en los años 30 no se tenían ni los medios intelectuales ni periodísticos para saber que ambas ideologías estaban destinadas a un total y absoluto fracaso.

    • Bla bla bla ha dit:

      MUY BIEN A MI ME PASA LO MISMO

      • Bla bla bla ha dit:

        COLUMNA VOLANT CATALANA…….PORTO CRISTO 1936…………IMAGENES EN GOOGLE..
        VERDAD..QUE LA BANDERA NO ERA LA CONSTITUCIONAL … DE LA REPUBLICA,……AN IMO…INFORMATE….FORMATE……Y LUEGO……………………………………

  2. Alberto Laosa ha dit:

    Sr. Ander Bilbao, siento decirle que los muertos no descansan. Le parecerá una bobada, pero el descanso de los muertos es sólo una figura poética propia de nosotros, los vivos, para los cuerpos inanimados de los difuntos, los sin vida. Los muertos están muertos. Así es. Y eso no tiene nada de poético, ni de místico, ni de épico, ni de patriota. Todo eso no le incumbe a los muertos porque, pese a que fueron, ya no son. Sus corazones dejaron de bombear sangre, de repente un latido fue el último. Sus ojos se nublaron, se apagaron y arrugaron como pasas. Sus consciencias se desvanecieron para siempre mientras sentían un frío creciente. Todo lo que fueron en vida se borró en sus cerebros, sin más, por mucho que se aferraran, en el último segundo de su fugaz existencia, a su último recuerdo. Su carne se enfrió, se pudrió y alimentó a los gusanos. Uno no está vivo o muerto. Uno está vivo o no es “uno”, y ese es el único plano de existencia en el que el descanso es posible. En una cuneta o en un cementerio no descansa nadie, no descansa nada. Sólo descansan los vivos.
    Parece que los que quieren descansar son los que quieren que algunos muertos (sólo algunos) sigan anónimos, en la cuneta o en al fosa a la que los arrojaron. Hágase un favor y no hable del descanso del los muertos. Hable, si quiere, de su propio pretendido descanso y reconozca que hay quien no puede descansar porque un familiar suyo se descompuso y se pudrió entre matojos en una cuneta y allí lo dejaron para siempre quienes lo mataron. No volvió a casa tras la guerra con una valiosa lección vital que transmitir a su descendencia. No pudo contarle a su nieto, junto a su otro abuelo del otro bando, que el odio no conduce a nada, como a usted parece que le contaron, Sr. Ander Bilbao. Aunque a usted parece que se lo contaran de balde.

  3. Pep ha dit:

    Fantàstic article, Ferràn.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s