Franquitos potenciales (18/01/2014)

Una de las características de la democracia es que está permitido todo lo que no está específicamente prohibido. Por contra, en los sistemas autoritarios está prohibido todo lo que no está específicamente permitido. Ahora ubique usted la información sobre el desarrollo de la ley de símbolos en una de estas dos categorías y pregúntese qué hemos hecho mal en este país para no abandonar el autoritarismo casi 40 años después de morir el dictador.

Pero hay una cosa peor que vivir entre ‘franquitos’ potenciales: comprobar que muchos de nuestros conciudadanos cree que no es tan grave otorgar a la discrecionalidad de un gobernante la capacidad de discernir qué grado de libertad podemos concedernos como sociedad.

Este es el gran fracaso de nuestro sistema educativo (que engloba mucho más que la escuela) y, además, no está en el centro del debate actual y se esconde detrás de la discusión de cuestiones tan irrelevantes para mejorar la calidad de la sociedad democrática como las reválidas, la religión o la recentralización del currículum. Se demuestra que mantener este analfabetismo democrático es el principal interés de los gobernantes.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s