Para cumplirse (27/02/2014)

Las leyes están para cumplirlas. Así, con radicalidad y contundencia, porque de esta norma sólo se salvan los menores de edad y los incapacitados (y el rey, que no sé en qué categoría adscribirlo). Claro que una cuarta parte de la economía se aleja _huye_ de la norma y, a pesar de que los técnicos de Hacienda señalan con el dedo acusador, nuestros gobernantes lo deben considerar aceptable y suspiran.

También sucede que los ciudadanos asistimos expectantes a la implicación de todos los poderes en el judicial, teóricamente autónomo, y a cómo esta implicación condiciona instrucciones, incluso sentencias. Eso, por no hablar de los bufetes de amplia chequera que encuentran rendijas legales que parecen puestas allí para que sean encontradas a partir de una determinada minuta.

Como deferencia a la inteligencia del lector, no acudiré al ejemplo fácil de las maniobras para resguardar a Cristina de Borbón de los rigores de la igualdad ni recordaré que los fiscales suelen hurgar en la desmemoria sobrevenida de los imputados. Así que si un abogado decidió transgredir la norma y facilitar a la población un documento que solo sirve para alimentar el morbo y la morbidez del pensamiento crítico solo puedo recomendarle que se haga el inútil, contrate un bufete de postín y, por si no fuera suficiente, abone el camino a un indulto inexplicable por inexplicado, como todos los indultos.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s