Es España, señores (8/05/2014)

Es de estúpidos (y, desgraciadamente, hay muchos) considerar que una profesión está libre de ser ejercida por la misma proporción de miserias humanas que las demás. Aproximadamente, hay la misma proporción de imbéciles, traidores o incompetentes en todo colectivo; y el de docentes no es excepcional. Lo que ya no es tan normal es que desde un gobierno con competencias sobre educación se desprecie a sus trabajadores, se les acuse de actuar por militancia partidista y se cuestione, incluso desde sede parlamentaria, su profesionalidad. Pero esto es España, señores, y cualquiera que no entienda la política como partidario instrumento para medrar es sospechoso de desafecto y mal patriota.

En este caldo de cultivo, alguien que incite a su hija a gravar clandestinamente conversaciones en un Instituto de Secundaria puede ser considerado un patriota por el Gobierno y, como tal, merecedor de comunicación directa con la Conselleria. Por el contrario, un director con inmaculada hoja de servicios puede ser tirado a los caballos de la prensa de trinchera, disciplinariamente expedientado y espuriamente utilizado para acallar disidencias con el terror. Y esto pasa impunemente hasta que una juez dictamina que no solo no ha cometido falta o delito sino que quien le denuncia es presa de la incoherencia absoluta. Pero esto es España, señores, y nadie pagará por ello.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s