Los convenientes (15/05/2014)

No vamos a pedir ahora que las señoras y señores diputados accedan leídos al escaño ni que piensen antes de abrir la boca frente a unos micrófonos porque sería tanto como exigir ser gobernados por los mejores y no, simplemente, por los convenientes a su jefe. Tampoco se lo exigimos a su jefe, la verdad, y cobra más. Ya que parecen no haber leído “Eichmann en Jerusalén”, de Hannah Arendt, al menos el Parlament podría realizar un pase privado de la película que lleva el nombre de la pensadora alemana.

En poco más de 100 minutos, la mayoría de sus señorías entenderían el subtítulo del libro, “Un informe sobre la banalidad del mal” (el resto del hemiciclo, no tiene solución) y nos ahorrarían durante lo que queda de legislatura la vergüenza de sabernos legislados por inconscientes verborreicos que humillan a las víctimas de la barbarie comparando su sufrimiento con el de un comerciante supuestamente despistado.

Ahora dirán que han rectificado y que, como buenos cristianos, con la confesión y arrepentimiento ya han limpiado su culpa. En su papel de comandantes, olvidan que son dirigentes.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s