O se acaba la Transición (27/05/2014)

Podemos ha irrumpido con una fuerza desconocida en el mapa político de la islas, en particular, y de España, en general. Ser la tercera fuerza aquí, con casi la mitad de los votos del centenario PSOE y por encima de los largamente trabajados por Izquierda Unida, merece un análisis pausado por parte de los grupos tradicionales de izquierda. Son ellos los que deberían pensar por qué no recogen el malestar de la calle y, por tanto, una parte decisiva de la ciudadanía no les confía la labor de desalojar a la derecha de las instituciones.

Vayan unos apuntes propios por si no se les ocurre hacerlo. Primero, el PSOE se ha enfrentado a su corrupción con disimulo, confiando quedar como unos aficionados al lado de la estructural que afecta e infecta al PP. Tampoco el recurso a las primarias, con sus dudas e inercias corporativas, les ha permitido ofrecer una imagen diferente a la de ser corresponsable del sistema político que muchos ven putrefacto. Han hecho lo mismo, esperando resultados diferentes, que es la definición de locura según Eistein.

IU, a pesar de no estar afectada por el virus de la corrupción y de tener estructuras más abiertas, se le sigue viendo como un agente político del sistema tradicional. Y es a esta tradición a la que pretenden combatir los votantes de Podemos que parecen unidos por una idea clara: o se acaba la Transición o se nos acaba el tiempo.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s