Como siempre (17/06/2014)

La salida al mercado del 49% de AENA mantiene las dos constantes que han hecho de las privatizaciones en España un caso aparte en el mundo que se autodenomina de libre mercado: el intento de alargar en manos privadas los beneficios del monopolio público y la medida colocación de las acciones entre los perpetuadores del poder establecido. Además, la iniciativa del gobierno de Rajoy busca mantener un concepto de estado centralista donde la competencia es imposible.

Los esfuerzos de una determinada región para mejorar su economía están permanentemente limitados por los intereses centrales. Zonas turísticas estacionales comparten obligatoriamente estrategia comercial con destinos residenciales, aeropuertos sin casi actividad… mejor nos va mal a todos, no sea que le vaya bien a alguien.

Los liberales de boquilla reniegan de lo público pero son incapaces de no imponer su partidista visión del mundo a la hora de legislar la actividad económica. Quieren una España centralista, en la cual los intereses de Barajas estén por encima de cualquier otro aeródromo; un gran negocio para los amigos, a los que se les promete la exclusiva a cambio de no mostrarse críticos con la semiprivatización. Ya les llegará el pastel entero, incluso lo podrán trocear según sus intereses, siempre y cuando acepten participar de la pantomima de pagar ahora y, quedando teóricamente en minoría, hacer como que callan. Marca España.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s