Aplazar el problema (24/06/2014)

Con la excepción del que realiza el gobierno, el resto de análisis coinciden en que el sistema fiscal español adolece de escasa capacidad de recaudación a pesar de tener los tipos por encima de la media europea, de hacer recaer sobre los asalariados la mayor parte del esfuerzo fiscal, de no promover la economía industrial ni la contratación, de mantener exenciones y desgravaciones que reducen hasta el ridículo la aportación de las grandes empresas y, sobre todo, de padecer un enorme agujero en forma de economía sumergida y fraude.

¿Afrenta alguna de estas cuestiones la reforma apadrinada por Montoro? Parece que no y, además, desde la Unión Europea se preguntan sin ambages si no provocará más problemas de los que ya existen en nuestro inexistente equilibrio presupuestario.

Rajoy confía que una mayor actividad económica, provocada por el probable crecimiento en la eurozona, compense la electoral disminución de ingresos que generará la nueva ley. Si así fuera, sin ningún rigor científico, conseguirá demostrar la validez de su enunciado y, lo que es más importante, aplazar unos años la reforma fiscal que España necesitaría para homologarse con los países vecinos. No se debe olvidar que el sistema fiscal condiciona, incluso determina, el modelo de sociedad. El de Rajoy no difiere en nada del que tradicionalmente nos ha impedido alcanzar el bienestar medio de los europeos.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s