Sin antecedentes (1/07/2014)

Son solo encuestas, pero muestran una tendencia que trastoca la política tradicional y apuntan a un cambio más radical del que unos quisieran y más lento del que otros esperan. Se la pega el bipartidismo, sí, pero el PP no solo aguanta siendo la fuerza más votada sino que recupera un poco de lo perdido en las europeas. Mientras, el PSOE se diluye en un electorado mayoritariamente progresista y su debilidad le incapacita para liderar ninguna coalición posible.

Además, ningún candidato encandila pero, al final, la derecha aupará al suyo (a pesar de maldecirlo) y la izquierda se servirá de él para movilizarse. Un panorama extraño en el cual MÉS es el único grupo con presencia institucional que aumenta votos aunque no incrementa su base social ni parece recoger las pérdidas de otros.

Y está Podemos, la novedad que no cuenta con antecedentes para elucubrar una proyección de futuro. La duda no es solo sobre si mantendrá la excitación electoral que ha provocado o si sobrevivirá a la fuerza mediática de su líder, sino cuánto de su discurso ya recogen otras formaciones y qué respuesta electoral tendrá esta apuesta. La abertura de los partidos a las bases, militantes o no, pronto ya no identificará a ninguno. La apelación a la democracia participativa o a una nueva transición se generaliza y puede dejar a Podemos como un interesante y universitario think tank.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s