Desidia de muchos (6/09/2014)

En el caso del Hotel Delta, poco podemos esperar de un Govern al servicio de los hoteleros que prefiere que se degrade la imagen de las islas antes que molestar a los empresarios. Pero uno, en su infinida candidez, esperaba una reacción de aquellos a los que la mala praxis de algún colega pone en peligro la imagen ganada por el resto. Esperaba, inocente de mi, que alguna organización hotelera se plantara con autocares delante del hotel para ofrecer hospitalidad a los clientes perjudicados para, así, dejar claro ante el mercado emisor que el comportamiento carroñero de una empresa no define ni puede definir la imagen de un destino. Pero, no: silencio absoluto. Y uno ya no sabe si éste responde a un tácito pacto gansteril de no intromisión o a la desidia de aquellos a los que importa poco la imagen colectiva. No sé qué es peor.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Articles dB. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s