Ejército diferente (9/09/2014)

Probablemente, y aunque no me alegre reconocerlo, el Ejército español es el colectivo que más ha cambiado desde la muerte del dictador. En general, se asemeja mucho a cualquier otro ejército europeo, con muchas más similitudes que otras instituciones que no consiguen liberarse del peso de lo que ahora se ha venido a llamar ‘casta’, y que no es más que la enquistada manera que tienen los herederos del antiguo régimen de perpetuarse en el poder.

En la milicia se han registrado casos de corrupción, como en el resto de las instituciones. De cara a la opinión pública han sido enfrentados con mucha más decisión y radicalidad o, como mínimo, han ofrecido una imagen mucho menos contemporizadora y complaciente a la que nos ha acostumbrado la clase dirigente (económica, política, sindical, religiosa, judicial…).

Por contra, las adquisiciones de material bélico, decididas por la cúpula política, aparecen como gastos excesivos, si no innecesarios, en estos momentos de recortes del estado del bienestar. También, mantienen limitaciones a la libertad de expresión, difíciles de compartir en el siglo XXI, que nos impiden saber qué opinan de temas tan relacionados con su función, como es tener un ministro comerciante de armas o un país territorialmente complejo.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s