Monstruo (12/09/2014)

Con la autoridad que me autoconfiero, aseguro que el Palau de Congressos es un monstruo feo, mal ajustado en una ubicación forzada y desarrollado en el más inoportuno de los momentos. Reconozco mi falta de formación arquitectónica. Pero esta carencia compartida no nos impide decidir qué queremos o no en la fachada marítima de todos. Me asiste el derecho a basar el artículo en mi opinión estética pero solo será una opinión.

Sin embargo, analizar el comportamiento de los empresarios hoteleros y de sus serviciales gobernantes me permite basarme en hechos constatados. Unos hoteleros que se llenaron la boca de la imperiosa necesidad de esta infraestructura y que huyeron los primeros, como las ratas de los barcos a la deriva. Unos empresarios que pretenden recoger beneficios privados sobre inversiones totalmente públicas, como ya nos tienen acostumbrados con modelos de contratación y sueldos que generan déficit social en lugar de cubrirlo.

Un poder económico que marcó el camino y las reglas a unos políticos incapaces de ofrecer un discurso alternativo propio, o una argumentación racional a sus decisiones, y repiten el de sus patrocinadores para imponernos un aborto estético que jamás tendrá rentabilidad, mientras eliminan inversiones (p.e. en educación, en transporte) cuya rentabilidad social es segura y la económica menos dudosa. ¿Sigo?

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Articles dB. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s