Pitonisas de feria (6/11/204)

El optimismo está de moda, al menos entre los gobernantes que han de vender un futuro mejor porque el presente nadie se lo compra. En un mundo globalizado (y más, hablando de turismo), cualquier cambio en una de las múltiples variantes de las diferentes coyunturas nacionales provoca un efecto dominó imprevisible.

Esto es una obviedad que incluso duele escribirla. Por tanto, sobra la grandilocuencia en la presentación de futuribles y no estaría demás utilizar la modestia al hacer previsiones. A principios de noviembre provoca risa floja asegurar que la fortaleza de la libra esterlina augura un verano balear de récord. También produce vergüenza ajena observar que quien te representa garantiza, con la contundencia y credibilidad de una pitonisa de feria, una gran temporada estival sin considerar las nuevas costumbres de los posibles clientes, que han cambiado hasta la compra de última hora y con variedad de alternativas, más allá del paquete tradicional.

Además, ya es hora de poner en duda la utilidad de la presencia institucional en ferias como la de Londres. Entre otros motivos, porque son los mismos gobiernos que cambian radicalmente el modelo presencial y la inversión sin que los resultados económicos de la temporada supongan ninguna relación con este esfuerzo.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s