Cambio de normalidad (29/01/2015)

Visto el país que tenemos, el problema no es que haya gente primaria que pierda el oremus por fotografiarse junto a un personaje dudoso pero famoso ni que se consiga este estatus porque los grandes medios hace tiempo descubrieron cuál era la mínima neurona común que compartimos humanos y chimpancés, y decidieran que en alimentarla estaba el gran negocio. Aunque el share ya nos defina como país tanto como los resultados electorales, su valoración no deja de ser una opinión personal, a veces cargada de engreida condescendencia.

A pesar de que debería ser un gran problema para cualquier partido con vocación de dirigir un país que sus dirigentes se fotografíen junto a imputados, tampoco parece generar consenso en su negatividad. De hecho, polimputados han conseguido importantes resultados electores, sin que a sus formaciones les importase mucho este ‘pequeño detalle’.

Hay que reconocer que los congresos, como las ferias, solo sirven para escapar de la normalidad doméstica, que la telebasura imprime carácter colectivo y que la única nueva variable que hay sobre lo que hasta ahora ha sido la normalidad más absoluta es la semilla que sembró el 15-M y que ahora, también gracias a la televisión, provoca que incluso el PP haga ver que se la cuestiona. Nada más ni nada menos.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s