No es un error (12/02/2015

Solo gente como Jaume Santandreu es capaz de poner en valor aquello que no cotiza en euros. Como no parece razonable pedir a los particulares que asuman esta excepcional generosidad, deberían ser las instituciones públicas (a las religiosas que se lo pidan sus creyentes) las que creen las condiciones para que la generosidad pueda ejercerse en las mejores condiciones.

Mal estamos si consideramos tratar como un error la inmensa inversión de recursos humanos y económicos dedicados a la Casa Llarga durante estos años. El error no puede ser haber creado las condiciones de dignidad para que la parte más desfavorecida de nuestra sociedad haya encontrado comprensión y cobijo donde crecer personalmente estos años. El error, sin duda, es vivir en la certeza de que no habrá aportaciones públicas que permitan iniciar otra época, al menos tan beneficiosa socialmente como la que está destinada a concluir.

Estos años no pueden acabar en un punto y aparte y obligar a los generosos a volver a escribir estas páginas de dignidad en folios blancos. Tenemos la responsabilidad de exigir que estos gobernantes, que se muestran fervorosos católicos cuando se trata de viajar gratis a recepciones pontificias, hagan buen uso de nuestro dinero para facilitar a Jaume y los suyos una merecida continuidad.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s