Felices y contentos, evidentemente (17/02/2015)

Parece como si los muchos años de vergonzosa (y peligrosa) decrepitud del Lluís Sitjar fueran un peaje, que todos los palmesanos hemos tenido que pagar para llegar a su demolición. Felices y contentos porque, por ahora, son los ciudadanos los que han pagado, pagan y, probablemente, pagarán la fiesta.

Ni los propietarios, que han engañado con proyectos imposibles y filibusterismo legal, ni los políticos del PP, que dificultaron la demolición proyectada por Calvo, han tenido una palabra de arrepentimiento o una expresión de reconocimiento a quienes han padecido la suciedad y el abandono.

Ya nadie recuerda que Son Moix fue un regalo del pueblo al Mallorca, S.A. Que la cesión ahora se convertirá en donación adornada de urbanismo a la carta para que el negocio les salga aún más jugoso. Felices y contentos; no me extraña.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s