¿Negocio global? (19/03/2015)

A diario, nos invaden con las alabanzas a la globalización de la economía. Sus principales apologistas inciden en las ventajas de una competencia global porque, dicen, en ella siempre ganan los mejores. Ya lo vemos. Una obra pública como el Palau de Congressos, cuyas bondades e imprescindibilidad han llenado páginas con declaraciones de hoteleros y políticos afines, no encuentra en el Universo más postulantes que dos empresas mallorquinas, una de las cuales ya nos dejó con el culo al aire con amenazas de interminables procesos judiciales.

O el resto de empresas mundiales están dirigidas por inútiles empresarios, incapaces de ver el negocio brillante que se les ofrece, o la costosa (y fea) infraestructura solo será viable desde el compadreo con los políticos locales, reservado a empresarios locales. No es una opinión, sino la aplicación rigurosa de las leyes del mercado globalizado y de la experiencia autonómica. Más pronto que tarde, el licitador que se haga con el adefesio de la autopista exigirá contrapartidas que ahora no aparecen entre las condiciones y volverá a amenazar nuestra soberanía política con el cierre, políticamente inasumible, y el abandono, socialmente inaceptable.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Articles dB. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s