Nada es perfecto (4/04/2015)

Gracias a las nuevas tecnologías pueden repartirse mejor los beneficios del turismo. Los vuelos de bajo coste y los nuevos portales de alquiler de casas particulares o, incluso, de habitaciones, permiten a los propietarios acceder a una parte del pastel turístico. A la vez, viajeros que prefieren este tipo de alojamiento al clásico hotel o que, simplemente, les sale más a cuenta y de otra manera tal vez no vendrían, pasean por nuestras urbes distribuyendo su gasto en multitud de supermercados, comercios, bares y restaurantes.

Quienes atacan este nuevo servicio con el argumento de su falta de regulación y descontrol fiscal, deberían pedirse, primero, por qué no está regulado o si, como defienden algunos, la ley de arrendamientos ya lo ampara y, segundo, qué dinero es más opaco al fisco, si el que se cobra a través de transferencia bancaria, como éste, o en la barra de un bar. No diré más.

Como el resto de actividades turísticas, ésta también tiene sus efectos negativos, y graves. La facilidad con que se adquieren altas rentabilidades con este tipo de alquiler lo encarece para los residentes, convirtiendo las ciudades en parques temáticos para turistas. Palma, ya lo es.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s