Españoleando (13/05/2015)

Las leyes y sus consecuentes trampas son un clásico de nuestra literatura étnica, la que nos define como comunidad. Lo sabemos los nativos y lo aprenden, con suma rapidez, los foráneos, ayudados de una cohorte de bien pagados abogados especializados en españolizar las inversiones extranjeras.

Un país gobernado por quienes han hecho de la fragmentación de contratos un estilo de gobierno, es un campo abonado a la dispersión de evaluaciones de impacto ambiental y a la conversión de un problema ecológico de mayúsculas proporciones en múltiples actuaciones mínimas, menos agresivas cada una de ellas.

Europa deberá dictaminar si esta fragmentación es un muy español fraude de ley y permite analizar los impactos ambientales por separado, sin tener en cuenta que el ecosistema es eso, un complejo y gran sistema. Conviene que los abogados de Mar Blava se den prisa, no sea que, al paso que vamos, se españolice Europa, tal y como conviene al apátrida capital.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s