Una de callos (20/06/2015)

Con independencia de las valoraciones personales, nadie podrá negar que la propuesta pactada resume la ambición de que el Consell se convierta en el instrumento para configurar un proyecto determinado de isla, el de la izquierda. Al contrario de lo sucedido con los gobiernos conservadores _que hicieron del ‘dejar hacer’ su máxima, y del no molestar a los poderosos, su garantía de estabilidad_, este pacto busca modelar nuestra convivencia aunque se pisen los callos de los pies más grandes.

Revisar contratos con los ‘intocables’ Mac o Tirme, auditar las residencias de titularidad pública y negocio privado, frenar la instalación de grandes superficies comerciales o, simplemente, dotar de contenido a la Agencia de Disciplina Urbanística, son promesas que, desde el minuto cero, movilizarán poderosos intereses, acostumbrados a dictar ellos las políticas.

Aunque al final, probablemente se les juzgará por el resto del pacto; resumido en combatir la pobreza, por una parte, y dar sentido legal a la palabra transparencia, por otro. Que tampoco es fácil.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s