Huele mal (8/09/2015)

Parece basura, huele como basura… porque, evidentemente, es basura. Puedo creerme todos los filtros que se utilizan para reducir contaminantes y que disponemos (grandes empresas disponen, para ser exactos) de una planta muy avanzada en la incineración. Pero el riesgo cero no existe, el olor de la basura y su incineración se expande por los alrededores y la imagen de ser un país receptor de mierda ajena no son cuestiones inocuas.

Si no supiéramos de subvenciones, financiaciones europeas y contratos públicos definidos por la sumisión absoluta a los intereses privados, no podríamos entender cómo toda nuestra industria padece el coste de la insularidad y tiene problemas de competitividad por el perjuicio que supone añadir elevados fletes a los productos y, sin embargo, fletamos barcos para desplazar basura por media Europa y quemarla aquí es rentable. Maravillas de la economía liberal-comunista (liberal, por el reparto de beneficios, y comunista, a la hora de socializar costes).

A pesar de los efluvios que emana la basura, propia o de importación, no es lo que peor huele en Son Reus. Los secretos estudios que justifican la megalómana instalación o la aborregada aquiescencia de una gran parte de la clase política, por ejemplo, huelen peor. Mucho peor.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s