Pequeña esperanza (05/09/2015)

Resumiendo: el gobierno español del PP presentó un recurso contra la ley del gobierno balear del PP y el Constitucional la suspendió cautelarmente porque el gobierno central juega con la ventaja de ser el único al que, en un conflicto con otros, la ley le otorga la presunción de veracidad. (Bastaría esta cuestión para tildar de fracaso toda la arquitectura legal supuestamente descentralizadora que emana del paternalista régimen del 78).

Después, el gobierno regional de izquierdas retoca la ley por decreto, el representante del padre-estado le da la bienvenida a la senda de la homogenización neoliberal y retira el recurso.

Todo ello sería una invitación a dejar de creer en la participación, en la capacidad ciudadana de decidir cómo quiere organizarse, si no fuera por la bocanada de esperanza que ha sido la moratoria decretada por las instituciones regionales. Una moratoria que, más que ganar tiempo, intenta que no lo ganen los codiciosos que cabalgan el caballo ganador de los hechos consumados. Pero, acostumbrados a perder, la vaselina nos parece una victoria.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s