Se acabó el carnaval (13/01/2016)

Quienes aceptan una institución que se reconoce formada por personas exclusivas y poco iguales al resto de mortales, no pueden escandalizarse porque todo el aparato del estado dedique sus esfuerzos a salvar a una de ellas. Si somos iguales, los cargos no se heredan. Si no lo somos, y alguien accede a la cima del poder y a sus privilegios con el único mérito del pedigrí, entonces es que vale más su ADN que la autoridad moral (poca) que tenía Hacienda diciendo que éramos todos. Este carnaval acaba. El populacho ha liberado presión creyendo ser todos iguales. Ahora vuelve la cuaresma, con su bula para los escogidos.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s