Chinchetas (29/01/2016)

Las fichas son las que son. Se puede maniobrar para que siga en la Moncloa el que dijo amar a Rus, querer copiar a Matas y apoyar a Bárcenas; o intentar otra cosa, la que sea, pero que obligue al PP a jubilar personajes y costumbres obscenamente imbricadas en la corrupción y su tradicional impunidad. No hay más.

Si, además, se tiene la convicción, como manifiesta Armengol, de que estos cuatro años han supuesto incrementar la desigualdad y la pobreza, imponer una contrarreforma educativa que nos aleja, aún más, de los países con mejor futuro, y reducir las libertades a un problema de orden público, a nadie puede extrañar que abogue por la jubilación de Rajoy.

La presidenta es consecuente con sus prácticas, las que le han permitido gobernar con los peores resultados para su partido, cuando hace apología de ellas. Otra cosa, muy diferente, sería confesar que Podem llena de chinchetas el sillón que le permite ocupar. Y es sincera cuando asegura que estas puntiagudas compañeras de viaje no dan miedo. Sabe que es peor la lluvia de perdigones que sus compañeros de partido le lanzarían si no tuviera la paz que da el sillón, aunque sea de faquir.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s