Junqueras, el yerno

Si hay un partido que ha querido, como imagen, hacer seña de identidad de la generosidad política, es Esquerra Republicana. De formas monacales y liturgias de escultismo católico, viene repitiendo que el país está siempre por sobre del partido y ha querido aparecer como adalides de ello. Cuando Rajoy convocó les elecciones en Cataluña, ERC perdió momentáneamente su halo virginal y negó al PdeCat el cobijo de una marca conjunta donde esconder el pecado original del pujolismo, el 3% y sus derivadas. Las listas separadas eran su rito de paso, la madurez reivindicada frente al tutor. Las encuestas situaban Junqueras en la plaza de Sant Jaume como líder del principal partido independentista. Poco a poco, y con la ayuda de la mordaza impuesta por sus carceleros, el historiador bonachón quedó sin discurso para arrebatar a Puigdemont el liderazgo más desacomplejado. Los resultados confirman que para ser presidente aún hay que mostrarse como tal, según un imaginario clásico y patriarcal. Arrimadas no es la excepción, sino la confirmación de que las mujeres aún alcanzan el éxito actuando como lo haría cualquier hombre-tipo. Y ERC sigue siendo vista como el yerno ideal però, para amantes, mejor los otros.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s