Se burlan (19/06/2014)

Cada nuevo dato añade argumentos a los que exigen a nuestros gobernantes que realicen análisis cualitativos, y no solo cuantitativos, de los datos de contratación. Parapetados detrás de las cifras, nos venden la mentira de la recuperación, convencidos de gobernar un país de imbéciles agradecidos porque aun no se les rompe el látigo en las costillas. Ya que son incapaces de colaborar a un mejor reparto de la riqueza (la cifra de multimillonarios creció un 40% el último decenio), al menos podrían reconocer la calidad de los contratos que se formalizan.

Contratos por meses son un lujo. Los habituales tienen duración inferior, incluso de pocas horas. Llamarlos ‘puestos de trabajo’ es una perversión del lenguaje, un engaño. Porque tener trabajo y no salir de las estadísticas de pobreza debería ser una idea inconcebible para quien legisla. No solo no lo es sino que, además, imputan estos contratos en su haber de buenos gestores. Un insulto a la inteligencia.

Todo lo dicho hasta aquí se refiere a la duración de los contratos. Si hablamos de la remuneración, el insulto se convierte en burla. El tiempo dirá si esta estafa propagandística se cuela en el imaginario de los votantes y si, quienes han legislado para permitir que esto suceda, consiguen engañar a una mayoría suficiente que les permita seguir asimilando la legislación laboral a la esclavitud.

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Article UH. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s